1

Carlos Villamar Tulcanaza

Carlos Villamar Tulcanaza es Artista Visual y Licenciado en Educación. Durante los años noventa se incorpora a trabajar como artista visual en los distintos movimientos sociales y artísticos en California, en donde realiza una serie de iniciativas culturales a nivel comunitario e institucional. Entre las instituciones que reciben sus aportes se encuentran el  Centro Cultural de la Misión, Richmond Art Center y U.C. Berkeley – Center for Latin American Studies, entre otros.

Desde el año 2006, ejerce como profesor de artes visuales en escuelas públicas y liceos de Quilpué.

Ha obtenido, además, numerosos reconocimientos por su destacada labor docente, por organizaciones como la OEA o la RED INNOVEMOS – UNESCO.

Palabras claves Educación Artística, educación pública, juventud

Resumen Esta experiencia está revisada desde una perspectiva crítico-experiencial que expone la visión de un docente/artista y como éste se inserta en un sistema educativo en donde la discriminación, la violencia, el fracaso, el optimismo, los sueños, los anhelos y el poder transformador del arte que se encuentra en las salas, patios y pasillos de la escuela.


2

A modo de Introducción

En Chile la población juvenil se encuentra definida por el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) como aquellas personas que se encuentra entre los 15 y 29 años de edad. Según el último Censo, hay alrededor de 3.700.000 jóvenes en Chile. Al término de la juventud, los jóvenes deberían insertarse en el mundo del adulto.

Consideremos que la población joven es alrededor del 24,9% del total de la población nacional, un cuarto de la población total del país se ubica entre 15 y 29 años.

Cuando nos referimos al acceso a la educación, el grupo socioeconómico ABC1 (más alto), 7 de cada 10 jóvenes estudia; en el grupo E (más bajo) sólo lo hace 4 de cada 10. La población joven de menor nivel socioeconómico declara haber asistido mayoritariamente a establecimientos municipales y quienes pertenecen a grupos socioeconómicos más altos estudian en establecimientos particulares pagados y subvencionados.

Sobre los estudios universitarios, la mayoría proviene de establecimientos particulares subvencionados son el 45,0% y de colegios municipales un 33,6%. Se puede observar que quienes provienen de los grupos de mayores ingresos alcanzan un nivel más alto de estudios, mientras que quienes se ubican en los grupos más pobres tienen menor acceso a estudios superiores, con menos años de estudio.

Cerca del 40% de la juventud deja los estudios por problemas o necesidades económicas personales o familiares. En el segmento ABC1 quienes mencionan que no están estudiando por falta de interés representan a un 4%, lo que va subiendo hasta alcanzar al 20,2% de la juventud del grupo E (el segmento más pobre).

3

Encuesta Nacional de Juventud (2010)

La juventud más vulnerable presenta mayores niveles de desempleo; un ingreso más temprano al mercado del trabajo; mayores porcentajes de insatisfacción laboral asociados a los salarios percibidos y, una escasa vinculación entre la actividad desempeñada y los estudios previamente realizados o actualmente en curso. Asimismo, el género constituye otro factor de precarización laboral en desventaja de la fuerza laboral femenina.

El acercamiento a la comunidad y amistades de los niveles socioeconómicos ABC1, C2 como poseen espacios en sus casas para recibir a sus amistades se agrupan en lugares seguros o en sitios públicos de transacción económica como grandes tiendas y pagados en donde su ingreso les permite el acceso. Mientras los jóvenes de segmentos de menores ingresos, se reúnen en la calle y otros sitios públicos como plazas, juntas de vecinos, escuelas, etc…

En los 80’s, en plena dictadura militar, los jóvenes no habían podido desarrollar abiertamente las distintas expresiones culturales debido a la clandestinidad de muchas de estas expresiones, al llegar a los 90’s y pasar al siglo XXI, con toda la estimulación que trajo consigo la globalización encontramos en Chile una gran variedad de visiones culturales entre los jóvenes.

Por otro lado, en los barrios marginales, existe una gran desconfianza entre los adultos y los jóvenes, esta desconfianza está fundada en la violencia que ejerce el alcohol y las drogas en la población juvenil, lo que promueve una actitud violenta al relacionarse entre sus pares y con el resto de la comunidad a través de asaltos con cuchillas y pistola, muchas de ellos terminando con la muerte por lo menos de uno de los implicados-as.

Este círculo vicioso de violencia, las drogas, el alcohol, mala educación, bajo desarrollo social-cultural y el desarrollo laboral precario entre los jóvenes de nuestra sociedad, especialmente en los quintiles más pobres, se hace fundamental la influencia positiva y el afecto de la familia, amigos, escuela, sociedad y adultos en general para potenciar un desarrollo cultural-social de estos grupos fundado en el afecto, la emoción y el respeto.

La presencia de grupos y organizaciones culturales ligadas al hip-hop, grafiti, rap, parkour, murales, circo, bandas, teatro callejero unido con habilidades circenses permiten potenciar y desarrollar otras actitudes y propuesta de vida en los jóvenes, promoviendo la disciplina, compromiso, solidaridad y empatía entre los distintos grupos sociales.

Sabemos que Chile es el país de mayor desigualdad del planeta, en donde el 1% más rico y sobretodo en el 0,1% y 0,01% más rico es donde se concentra el ingreso de todo el país.

“Chile es el país más desigual del mundo”. Estudio realizado por los economistas Ramón López, Eugenio Figueroa y Pablo Gutiérrez. FUENTE: El Mostrador.

4

Los programas o políticas que son impulsadas para el desarrollo sociocultural de los jóvenes, sin una estrategia que permita apoyar el desarrollo y la aplicación de estos programas en los espacios de mayor vulnerabilidad social solo logran segregar más aún a la población juvenil, transformándolas en “ghetos” culturales aislados del resto de la sociedad. Un rol fundamental cumplen las organizaciones internacionales como la OEA, UNESCO o la OEI que a través de los programas de reconocimiento de labores culturales y sociales apoyan la creación de portafolios con distintas experiencias permiten a los jóvenes una vez que son reconocidos sus éxitos muchas veces gracias a su propio

esfuerzo seguir avanzando y participando de estas iniciativas incorporándose a sus comunidades y participando con otros jóvenes y adultos.

A través de estas iniciativas, se debe potenciar las habilidades sociales-culturales de los jóvenes, la recuperación del conocimiento ancestral-cultural en el caso de jóvenes que se reconocen como descendientes de pueblos originarios, para que así puedan replicarlas a través de la formación de otros colectivos artísticos, o grupos organizados realizando encuentros y construyendo redes sociales y culturales que apoyen el trabajo artístico-cultural que se realizan en las calles, escuelas y barrios.

5

Desde el liceo a la comunidad y al mundo

En abril de 2009, en la Quinta Cumbre de las Américas, los Jefes de Estado y Gobierno de los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos reiteran su reconocimiento al rol central de la cultura en el desarrollo nacional y su positiva contribución a la construcción de la cohesión social a través de la promoción del diálogo intercultural y el respeto por la diversidad cultural, con el fin de desarrollar estrategias para lograr que todos los jóvenes del hemisferio puedan acceder para el año 2015 a una educación secundaria de alta calidad.

“Estas estrategias deberán basarse en los principios de equidad, calidad, pertinencia y eficiencia en la educación, tomando en cuenta la perspectiva de género y la diversidad estudiantil y deberán también alentar la innovación y la creatividad”.

“En Chile, de cada 100 estudiantes que a los 15 años viven en un hogar en el 20 % más pobre (medido como riqueza en varios bienes durables), menos de nueve consiguen un resultado en el 20% superior nacional en la prueba PISA de Matemáticas; mientras que, de cada 100 estudiantes que pertenecen al 20% de hogares más rico, más de 42 consiguen este logro”

Economistas Ramón López, Eugenio Figueroa y Pablo Gutiérrez / Datos recogidos del Servicio de Impuestos Internos (SII) y no de la encuesta CASEN.

El rol de las artes para una ciudadanía democrática

Ministros de Educación y Cultura de los Estados Miembros de la OEA (2009);

“Nosotros (los Ministros de Educación) reconocemos que el estudio y la práctica del arte, la cultura y el deporte fortalecen la identidad y la formación personal, establecen mejores relaciones interpersonales, desarrollan un mayor sentido de la responsabilidad social, incrementan la disciplina y aumentan el interés de aprender.

Alentamos la promoción de la integración de los contenidos y las actividades de cultura, arte y deporte en los planes de estudio escolares secundarios.
Apoyaremos los esfuerzos de la CIE de colaborar con la Comisión Interamericana de Cultura (CIC) para desarrollar iniciativas que promuevan la creatividad y fortalezcan el

aprendizaje cultural de los jóvenes a través del sistema educativo, integrando sus experiencias e historias sociales para el diálogo y el intercambio con otros.

Reconocemos la importancia de impulsar el fortalecimiento del contenido cultural de los programas educativos, en particular aquellos dirigidos a los jóvenes para promover el desarrollo de su identidad cultural, promover el diálogo intercultural y crear una mayor conciencia y respeto a la diversidad cultural y lingüística.”

Declaración de Quito “Mejores oportunidades para los jóvenes de las Américas: Repensando la Educación Secundaria”. Reunión Interamericana de Ministros de Educación, CIDI/RME/DEC.1/09. Agosto 12– 14, 2009.

Qué sucede en nuestro Liceo:
“… en el Liceo G. Gronemeyer, los datos de vulnerabilidad, pobreza, carencia, marginalidad en el Liceo son de un 98,1. %, generando un clima violento y bajas expectativas y empoderamiento cultural y social en los jóvenes. La velocidad como se llega a dichos índices de vulnerabilidad en el Liceo, es vertiginoso, la secuencia anual en el último quinquenio 2005: 25,6 %, 2006: 32,5 %, 2007:84,4 % y el 2008: 93,1 %.”
“… el rol de estudiante de los jóvenes del Liceo y sus hábitos escolares son débiles y prácticamente inexistentes, el 15% prepara las pruebas, o estudia con periodicidad, y cuando rinde un control el 25% busca estar cerca del promedio del curso y el 35 % obtener la calificación que permita aprobar la asignatura…”
“… en la vida escolar cotidiana es generalizado que los jóvenes no traigan sus materiales para las clases de arte o tecnología, cuadernos y/o textos para las otras clases a pesar que el Liceo se los ha proporcionado, sin embargo los estudiantes egresados de Cuarto Medio aspiran en un 40% a continuar estudios superiores y en un 15% a ingresar a un Instituto Superior, el 21% desea ingresar a las fuerzas armadas. (De sus padres solo el 17 % termino una profesión del nivel terciario). CIDPA, 2009.
Estamos hablando de jóvenes repitentes, con serias dificultades en su trayectoria escolar y que se encuentran desfasados en su nivel escolar respecto a su edad física, el fracaso escolar, expulsión encubierta de otros establecimientos, cambio en condiciones familiares-económicas, libertad vigilada, cambios de residencia y /o insatisfacción de la Educación media técnica profesional, son el común de las razones de ingreso al Liceo.
Uno de cada cuatro alumnos del Liceo ingresa o sale del establecimiento durante un año escolar. Actualmente (2014) en nuestra comunidad educativa no sólo ha aumentado la matrícula en relación al año anterior sino que poco a poco se han incorporado jóvenes que buscando espacios para la creación artística se incorporan a nuestro Liceo.

evol_mat_form
Fundación Chile – Estudio de Caracterización de Las Escuelas Artísticas: Resultados principales Diciembre, 2011

Primer indicador de éxito de este tipo de enseñanza:
Puede interpretarse como una señal de valoración por parte de las familias de la opción educativa que realizan estos establecimientos y un aumento de matrícula principalmente en el sector municipal.

Ventajas de una educación en las artes
– Se acompaña en el proceso de crecimiento personal a los estudiantes. (Familias prefieren educar en lo afectivo que en lo académico).

– Resaltar que la educación artística en nuestra comuna es única y de excelencia.

– Alternativa para jóvenes destacados en lo artístico y discriminados en las otras escuelas.

– Apariencia de los jóvenes no es lo primordial, sino su desarrollo INTEGRAL, académico y artístico.

– Trabajo transversal en áreas Científico Humanista y Artística. Oportunidad única académica y pedagógica.

 

6

Cuáles son los tipos de formación e iniciativas que se pueden relacionar con las artes
La formación integral implica una perspectiva de aprendizaje intencionada, tendiente al fortalecimiento de una personalidad responsable, ética, crítica, participativa, creativa, solidaria y con capacidad de reconocer e interactuar con su entorno para que construya su identidad cultural. Busca promover el crecimiento humano a través de un proceso que supone una visión multidimensional de la persona, y tiende a desarrollar aspectos como la inteligencia emocional, intelectual, social, material y ética.

La formación integral ha sido concebida también como un “proceso continuo de desarrollo de todas las potencialidades del ser humano que lo orienta hacia la búsqueda de su plenitud, el aprender a ser, aprender a hacer, aprender a aprender, aprende a emprender y aprender a convivir (…)

Revista universidad de sonora. Lic. Lourdes Ruiz Lugo.

Las prácticas profesionales constituyen un elemento importante en la formación integral y el desenvolvimiento del profesionista recién egresado, que necesita enfrentarse a la realidad social mediante la aplicación de la teoría adquirida dentro del aula a la solución de problemas específicos.
Las residencias profesionales estrategia educativa, con un carácter curricular, que permite al estudiante, aun estando en proceso de formación, incorporarse profesionalmente a los diversos sectores productivos de bienes y servicios, a través del desarrollo de un proyecto definido de trabajo profesional, asesorado por instancias académicas.
Un servicio social permite, mediante programas de responsabilidad compartida, la articulación de esfuerzos de las instituciones educativas y los estudiantes con el sector gubernamental, productivo y social; consolida la formación académica del estudiante, desarrolla valores y favorece la inserción al mercado de trabajo.

A través del arte ayudamos a conectar la educación formal, la informal, las escuelas y la comunidad:
Se fortalece los procesos de creación de oportunidades tanto para el intercambio de información y de experiencias, como la promoción de la cooperación horizontal a nivel regional, nacional e internacional.

… por competencias ciudadanas entendemos “(…) los conocimientos y las habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas que hacen posible que las personas participen en la construcción de una sociedad democrática, pacífica e incluyente”.
Chaux, Enrique.

Se desarrolla el conocimiento para la creatividad y la innovación; generación de pensamiento crítico; facilidad para relacionarse, comunicarse con los demás y trabajar en equipo; afirmar valores compartidos; expresar ideas y emociones a través de códigos artísticos; disfrutar la diversidad cultural; y fortalecer el auto reconocimiento, la identidad y el sentido de pertenencia.

Como potenciar estas las iniciativas
Es a través de una acción cotidiana que es llevada adelante por instituciones y entidades del sector público, privado y/o de la sociedad civil, que se encuentra en relación directa con los beneficiarios (sean niños, niñas, adolescentes, jóvenes, comunidades)
… contribuir a la generación de competencias ciudadanas para la cohesión social, el bienestar y la participación ciudadana.
desde el ámbito formal y no formal de la educación que se encuentren relacionadas con los lenguajes de la danza, música, teatro, performance, fotografía y video, arte y nuevas tecnologías, circo y artes de la calle, en su función de formación, creación, producción, distribución y consumo.
La Educación Formal es una iniciativa de educación en las artes que contribuye a la formación de una ciudadanía democrática, y que se desarrolla particularmente dentro de los sistemas educativos de cada país, localidad o comunidad, en cualquiera de los niveles de educación, ya sea educación para la primera infancia, elemental o básica, iniciación artística escolarizada, educación secundaria, media o superior.
La Educación No Formal es una iniciativa que se desarrolla fuera de los esquemas escolarizados (como por ejemplo en ámbitos comunitarios, hospitales, reclusorios, escuelas libres, talleres, museos, centros culturales, centros comunitarios etc.)
Esta Iniciativa se inicia en el Liceo Guillermo Gronemeyer a comienzos del año 2006, junto a un grupo de jóvenes estudiantes, al pasar los años, este trabajo se ha mantenido en el tiempo convirtiéndose en una agrupación juvenil que desarrolla el arte de la pintura mural, grafiti y esténciles.
Este trabajo está orientado al apoyo de la educación artística en las escuelas de la comuna de Quilpué.
• Colectivo Muralista “Víctor Jara” (2006-2009).
• Colectivo Muralista “Guillermo Gronemeyer” (2009-2011).
• Colectivo Muralista “Roberto Matta” (2011- actualidad).
Esta iniciativa impulsa la creación de un “Colectivo Muralista” vinculando a los jóvenes con su escuela y su comunidad, integrando así el currículum formal y no formal en los distintos espacios educativos.

Qué necesidades sociales busca responder
La búsqueda de la identidad y de la participación de los jóvenes en la toma de decisiones en su comunidad para avanzar en el desarrollo democrático ciudadano.
Vencer a través del trabajo colaborativo y colectivo la marginalidad en que se vive en un sistema educativo que los discrimina y los segrega socialmente, en donde sus libertades son vulneradas por su origen socio-económico.
Debido a su alta tasa de deserción escolar se busca su reinserción encantándoles a través del arte y su participación en el colectivo muralista, que es lo que tenemos actualmente, así fortaleciendo sus ideales se lograrán realizar las transformaciones y cambios necesarios en el actual sistema educativo chileno.
Fomentar la cultura de paz con la mediación de prácticas colaborativas a través de la pintura mural, el trabajo colectivo y el diálogo cultural entre los-las participantes.

La búsqueda de una identidad centrada en la no violencia para avanzar en el desarrollo democrático ciudadano, vencer a través del trabajo colaborativo y colectivo la marginación de pertenecer a un sistema educativo que los discrimina y los segrega socialmente, en donde sus libertades son vulneradas por su origen socio-económico.
La exploración del concepto de paz como símbolo, representación desde una propuesta artística y en función a las problemáticas sociales que se enfrentan los jóvenes y las características sociales, culturales e históricas de su comunidad. Esta experiencia busca potenciar las habilidades sociales de los participantes y su relación con los derechos humanos, el desarrollo sostenible, la diversidad cultural y otros temas que tienen como principal objetivo sentar las bases para vivir en una comunidad sin violencia. Así luego puedan replicarlas a través de la formación de otros colectivos artísticos, realizando encuentros y construyendo redes sociales que apoyen el trabajo artístico y social que se realizan en las calles, escuelas y barrios.

7
Cómo contribuimos con esta iniciativa a la formación y fortalecimiento de la educación para una Ciudadanía Democrática, para la Paz y los Derechos Humanos
Se democratiza el acceso a participar en procesos artísticos como también a desarrollar y a potenciar la participación activa de la comunidad entregando espacios o “muros” para realizar las intervenciones públicas “murales” como en la estimulación de la apreciación estética, el fortalecimiento de una educación para la paz, los derechos humanos y una convivencia democrática.
Se establece un diálogo entre la comunidad y los jóvenes participantes de estos colectivos artísticos en donde se trabaja conjuntamente con la comunidad educativa, con los vecinos, la familia y organizaciones sociales, las cuales a través de invitaciones solicitan la presencia de los jóvenes para que puedan trabajar en forma colectiva en torno a las demandas sociales, considerando siempre el marco de los Derechos Humanos, la educación para la paz y la no violencia.

Nuestras formas de participación social
La necesidad de expresarse nace desde los jóvenes al conformarse como “Colectivo Muralista”, y así a través de sus propios contactos de amigos, familiares, redes sociales y comunidad en general se establece un constante diálogo que les permite acercarse a los distintos espacios sociales resolviendo las necesidad de participación ciudadana.
La estrecha relación entre los jóvenes y la comunidad permite estar siempre en conocimiento de las necesidades de cada espacio social, así las comunidades vinculadas al medio ambiente, al deporte, a la educación, al teatro como también organizaciones populares o juntas de vecinos, solicitan el apoyo del “Colectivo Muralista” para realizar alguna intervención pública o “mural”, ya sea en los muros de la comunidad, de un liceo, en una escuela, en una universidad o en alguna sede social o sindical.
El trabajo se realiza siempre consultando a todos los actores involucrados para así establecer y reconocer los códigos que se estarán trabajando conjuntamente, en lo teórico (información que se entrega para el desarrollo del mural o lectura gráfica) y en lo práctico (realización del mural el “pintado”).

8

En esta acción todos y todas participan, el “Colectivo Muralista” (jóvenes estudiantes del Liceo Artístico), Centro Cultural “Roberto Matta” (ex-alumnos y jóvenes de la comunidad en general) creándose así una relación de “pertenencia” en el mural en donde al estar toda la comunidad involucrada desde el inicio de la creación del mural. Esto permite que la intervención artística perdure en el tiempo, ya que sus propios gestores, organizadores y realizadores se encuentran en la comunidad. Así, los propios integrantes de la comunidad se convierten en los encargados de salvaguardar dicha creación y socializarla a través del tiempo.
La misma comunidad junto al “Colectivo Muralista” se encargan de evaluar el proceso a través de sus comentarios, reacciones y nuevos espacios abiertos para utilizarlos en la creación de nuevos murales. Por otra parte, los integrantes del “Colectivo Muralista” y el Centro Cultural “Roberto Matta” realizan otra evaluación en forma paralela sobre el trabajo realizado y objetivos logrados.

Enlaces:

Página de Carlos Villamar Tulcanaza

Página Redae-Chile/ Red Arte y Educación-Chile

0 thoughts on “Experiencia situada: Liceo artístico de Quilpué

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *